Saltar al contenido

Ayuno Intermitente: Vivir realmente sin hacer dietas

2 mayo 2020
Tipos de ayuno intermitente

Ayuno Intermitente: Vivir realmente sin hacer dietas

Si alguna vez has intentado perder peso sabrás que hacer dieta no es fácil ni divertido.

Implica analizar cada bocado de comida que te llevas a la boca y renunciar para siempre a muchos de tus comidas y lugares favoritos. Siendo optimista, sólo puedes limitar su consumo a un máximo de un día por semana (el famoso cheat day).

Esto es muy frustrante y se vuelve cuesta arriba cuando sales a cenar con tus amigos y te obligas a ordenar una ensalada mientras ellos disfrutan de un plato suculento, o cuando vas a una reunión social o de cumpleaños y tienes que decir que no al pastel de chocolate.

¿Y dónde dejamos el tener que hacer 5 o 6 comidas pequeñas al día? Al final terminas invirtiendo todo tu tiempo libre a cocinar, lavar platos y contar calorías (una locura), y te pasas la vida cargando con envases con comida de aquí para allá y mirando el reloj para ver cuando te toca la siguiente ración, y lo que no te cuentan es que ¡a veces te quedas con hambre!

Dificultamos mucho que alguien disfrute mucho vivir de esta manera, obsesionado con la comida y sintiéndose culpable cada vez que no cumple las reglas que ha leído en un libro.

Para tu fortuna, existe otra manera de alcanzar y mantener tu peso ideal que no conlleva todos estos sacrificios. Con el ayuno intermitente NO tendrás que renunciar a los platos que más te gustan ni comer cada 3 horas.

Ayuno Intermitente es avalado por la ciencia

Hay que dejar claro que no es una dieta milagro ni una moda pasajera, tampoco es una práctica extraña de esas que se pueden encontrar en Internet.

Las bases de este sistema han existido desde hace siglos, y los grandes sabios de la antigua Grecia o los monjes Budistas ya elogiaban sus beneficios para la salud y el bienestar desde hace mucho tiempo. Recientemente, la ciencia ha empezado a demostrar las teorías de estos filósofos y pensadores.

El Ayuno Intermitente no es “pasar hambre”

Cuando alguien escucha el término ‘ayuno intermitente’, suele pensar que significa semanas enteras sin probar bocado, otros piensan en Jesús ayunando en el desierto o los musulmanes en el Ramadán.

Nada más lejos de la realidad.

Hacer ayuno intermitente no implica pasar hambre, mas bien, con este método nunca estarás un día entero sin comer nada.

beneficios del ayuno intermitente

¿Porqué debería interesarte el ayuno intermitente?

Simplemente porque es método de alimentación basado en investigaciones científicas que te permitirá conseguir tu cuerpo ideal y estar más sano que nunca sin interferir en tu vida.

Estos son algunos de los beneficios del ayuno intermitente:

  • Puedes disfrutar de la comida. No más puntos, fases, sumas de calorías, ni noches enteras en la cocina. con el ayuno intermitente comer será un placer, no un trabajo.
  • Puedes ser una persona normal. Nunca más necesitarás cargar con tu “comida de dieta” a tus eventos sociales, y podrás salir a cenar con tus amigos sin sentirte culpable de l oque comes al llegar a casa.
  • Ganas tiempo. Olvídate para siempre de clases de spinning, interminables sesiones de cardio en el gimnasio y horas cocinando. Con el ayuno intermitente tendrás más tiempo para hacer las cosas que te gustan.
  • Pierde grasa, no músculo. A diferencia de muchas dietas, que consiguen que bajes de peso a base de perder agua y músculo, el ayuno intermitente te ayudará a quemar únicamente grasa.
  • Come lo que quieras. Con el ayuno intermitente no hay listas de “alimentos prohibidos” ni macronutrientes no permitidos. Tu dieta la eliges tú, sin embargo, al cominarla con recetas keto la puedes potenciar.
  • Ahorras dinero. Para practicar el ayuno intermitente no necesitarás comprar ningún suplemento costoso.
  • Mejoras tu salud. Los últimos estudios científicos sugieren que el ayuno intermitente puede aumentar la longevidad, proteger frente a la degeneración neuronal y el cáncer, y mejorar el sistema inmunitario.
  • Es flexible. El ayuno intermitente se adapta a tu situación particular, sin importar cuáles sean tus horarios o circunstancias personales (por ejemplo, no tener tiempo para cocinar o estar obligado a comer en restaurantes).